Podría decirse que Bejo lo tiene todo para ser el rapero perfecto de la generación “millenial”: rimas originales, imagen sorprendente (¡ese peinado!), descaro, manejo de las redes, clips que acaban siendo inseparables de sus canciones (siempre firmados por su colega Cahi Richi)… por tener ya tiene bases elaboradas por algunos de los mejores DJ´s del panorama, dejando atrás la necesidad inicial de improvisar sobre músicas sacadas de Internet. No son tan lejanos los días en los que junto a los otros componentes de Locoplaya hizo historia en el rap canario, llegando incluso a conseguir una nominación al Goya a mejor canción original, pero Bejo se encuentra ya varios escalones por encima. Sí, parece que el canario lo tiene todo, pero quiere más. Y nos da la sensación de que también lo conseguirá.